Registrarse | Iniciar sesión
Salud del perro 2 comentarios

¿Qué hacer si nos muerde un perro?

¿Qué hacer si nos muerde un perro?¿Qué puedes hacer ante un mordisco de perro? ¿Sabes cómo proceder adecuadamente? Tu mascota puede morderte y arañarte inocentemente durante un juego o como autodefensa por un dolor que le has provocado repentinamente, sobre todo si lo has adquirido recientemente o no está adecuadamente entrenado.

La mayoría de estas ocasiones no será nada de que preocuparse, sin embargo puede tratarse también de una herida peligrosa, ya sea por su extensión o por los riesgos de infección.  A continuación te explicamos todo lo relacionado con los mordiscos de los perros.

EL MORDISCO

El mordisco de un perro puede ir desde unos simples rasguños hasta desgarros importantes si vienen de perros de mandíbula fuerte, generalmente en perros adultos. ¿Sabes si tu mascota pertenece a una raza agresiva? ¿Sabes si lo has entrenado adecuadamente? Si a pesar de todo has sufrido un mordisco, necesitas leer lo que sigue para conocer lo que debes hacer en el futuro.

Lo primero es tratar el mordisco. Si existe la posibilidad de lavar el mordisco inmediatamente para prevenir infecciones, mucho mejor. Luego acude inmediatamente al médico, que con toda seguridad te indicará vacunas contra la rabia y el tétanos, además de antibióticos en caso de apreciarse infección. La saliva de los perros contiene tantos gérmenes como la del hombre, por tanto podría decirse que un mordisco siempre está infectado.

Si la herida es profunda o grave, antes de lavar es importante detener la sangre aplicando presión en el área dañada mientras se acude con toda prisa a una sala de emergencias. Sin embargo no cubra la herida si no es una hemorragia importante, ya que estos gérmenes de la boca del perro se reproducen a mayor velocidad en ausencia de oxígeno. Los especialistas explican que cubrir la herida solo ayuda a las bacterias.

Qué hacer con los mordiscos de perroEl animal deberá ser atrapado y estudiado por profesionales si fue un perro callejero. Si fue tu propia mascota también deberás observarlo, darle abundante agua y no maltratarlo en ningún sentido. Obsérvalo durante 15 días hasta descartar la presencia de rabia u otra enfermedad latente en el animal, en cuyo caso habrá que acudir a un veterinario y un profesional en entrenamiento o conducta canina.

Es importante saber por qué mordió el perro. Si el perro no está enfermo o no es un perro agresivo, puede que la causa haya sido nuestro propio comportamiento hacia él. El famoso veterinario, conductista y entrenador Ian Dunbar creó un sistema de clasificación de los mordiscos de perro en 6 niveles de peligrosidad, de acuerdo a la magnitud del ataque y las consecuencias para el humano.

A partir del sistema de Dunbar y con el objetivo de una mejor comprensión y utilización resumiré los mordiscos en 3 magnitudes o niveles,  los cuales, creo, recogerán igualmente los efectos y causas en su totalidad.

MORDISCOS DE PRIMERA MAGNITUD O PRIMER NIVEL:

Estos mordiscos van desde la intención del animal de atacar, aunque los dientes no entren en contacto con la piel, a las ocasiones en que puede morder y generar algunos rasguños poco profundos. Puede que el perro haya mordido el pantalón o el vestido, quizás la cartera u otra prenda. Los dientes pueden haber perforado la ropa y marcado un poco la piel o el perro simplemente ha mordido de manera controlada, sin aplicar fuerza dañina.

En este caso puede que no sea necesaria la atención médica, pero sí prestar mucha atención al perro, el cual está anunciando una situación que lo altera. No es una situación peligrosa, pero sí amenazante y que puede empeorar mucho si no se resuelve el problema rápidamente.

MORDISCOS DE SEGUNDA MAGNITUD O SEGUNDO NIVEL:

Mordeduras de perroEstos mordiscos pueden resultar peligrosos ya que pueden causar perforaciones más o menos profundas en la piel. Son el resultado de un ataque agresivo del perro.Los canales de la herida cuando es profunda pueden ser en una sola dirección, debido a que el atacante y la persona se retiran después del ataque, o pueden ser en varias direcciones si el perro sacude la cabeza cuando realiza la presa en la piel de la persona.

La situación de la persona o las características del perro influirán en la gravedad del mordisco. Las causas de la actitud violenta en el perro pueden ser variadas, desde una enfermedad hasta un problema de socialización u otra situación más seria que ha disparado la conducta predadora del animal.

La persona requerirá atención médica y el perro será atendido por un profesional experto en conductas caninas o un adiestrador experimentado. Puede que necesite atención clínica además. En este caso puede considerarse sin dudas al atacante como un perro peligroso.

MORDISCOS DE TERCERA MAGNITUD O TERCER NIVEL:

Se trata de heridas con peligro para la vida. El perro no solo muerde y desgarra una vez sino que no se retira y continúa atacando varias veces. En estos casos la actitud depredadora y altamente peligrosa del perro es evidente. La rehabilitación de estos animales no es siempre posible. De hecho, en la mayoría de los casos es necesario practicarle una eutanasia.

Existen circunstancias atenuantes legales como los perros que atacan y matan a un ladrón o asaltante dentro del hogar. Sin embargo ninguna situación justifica la muerte de una persona a través de un perro y ante el riesgo de otra muerte de un extraño o del propio dueño, la medida definitiva es la eutanasia al igual que en los casos en los que se comprueba la maldad o una situación clínica irreversible en el animal.

Ni ésta ni las clasificaciones detalladas de Dunbar constituyen un método absoluto para tratar o comprender todas las variantes que pueden aparecer en un ataque animal y por tanto actuar en consecuencia. Lo más seguro es que un especialista con experiencia evalúe siempre la situación, el mordisco y el atacante, tanto en conjunto como por separado.

Es fundamental tener precaución al interpretar cada actitud del perro y bajo ninguna circunstancia tratar de corregir o entrenar a un animal cuyo mordisco corresponda a la segunda y tercera clasificación. En los mordiscos de primera magnitud sí se valorará la ayuda profesional dependiendo de las circunstancias.

La comprensión de cada situación en la que pongamos a nuestras mascotas o nosotros mismos al interactuar con ella es crítica cuando resulten ataques y mordiscos de estos animales. Evaluar clínicamente y entrenar a nuestro perro puede prevenir muchas situaciones desagradables como éstas.

Categorías: Salud,
Compártelo:
Artículos relacionados
Comentarios
Eliminar este comentario
ir al medico a ponerse una vacuna
Eliminar este comentario
Pues nada tampoco es culpa de ellos al morderlo
Enviar
Registrarse | Iniciar sesión
Email o nick Contraseña Cerrar ×
Conectar
Olvidé mi contraseña  
Regístrate en PerrosAmigos.com Cerrar ×
Nick/Usuario:
Email:
Contraseña:
Sexo:
Fecha de nacimiento:
  • Tu nick será tu nombre de usuario y no se permite cambiarlo una vez elegido uno.
  • Al registrarte en esta página, estás aceptando sus términos y condiciones de uso. Puedes leerlos aquí.
Regístrate
Si lo deseas, recuerda que también puedes iniciar sesión con tu cuenta de Facebook.